Las Venas Abiertas de América Latina

Bienvenidos al blog de Eduardo Galeano y las Venas abiertas de América Latina. En este espacio online, presentamos un resumen de esta obra, además de la reseña y las conclusiones de la misma. En este blog, podrán encontrar espacios de votación, calificando al blog, y diferentes espacios de comentario, para que dejen sus apuntes. Gracias por visitar el Blog.

Autores:
Fabio Andrés Bulla Buitrago
Mateo Castillo Sepúlveda
Nicolás Francisco Huertas Dominguez
Giovanny Alexis Melo Herrera

9D

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Fiebre del oro y plata

América Latina es hoy, uno de los continentes menos desarrollados en el mundo, al contrario de Europa donde existen los países mas desarrollados. España fue el país que más se extendió durante los siglos XIV y XV, puesto que en esa época un italiano llamado Cristóbal Colon, con el patrocinio de la corona española, se aventuro por las costas Atlánticas, y descubrió el nuevo continente que actualmente llamamos América.

Durante ese tiempo el papa era español, el cual se llamo Alejandro VI, y convirtió a la reina Isabel de España dueña y señora del nuevo mundo.

Cuando España llego a conquistar las tierras de América, expandió su lengua y su religión católica obligando a los indígenas a trabajar y trayendo esclavos negros para explotar las tierras abundantes de oro y plata, pero los demás países no se quedaron atrás y también llegaron a América a conquistar nuevas tierras principalmente en América del Norte.

Cuando los conquistadores interrumpieron en América, el imperio de los incas era el mayor y más expandido de sur América, pues recorría el Perú, Bolivia, Ecuador y gran parte de Colombia, Argentina y Chile.

Unas de las minas más grandes de Latinoamérica fueron las de Potosí, Sucre, Zacatecas y Ouro Preto.

España tuvo conflictos al conquistar México y Perú, puesto que allí había gran población indígena, pero gracias a la tecnología que traían, pudo conquistarla.

Ahora Potosí es uno de los pueblos más pobres del mundo, los habitantes viven en chozas y son muy pobres, y los mineros intentan sacar los pedacitos de estaño que los españoles botaron como basura, en conclusión Potosí es la que más ha dado al mundo y la que menos tiene.

Gran parte de los indígenas que vivían en América antes de que llegaran los españoles se han extinguido. En 1581, Felipe II había afirmado que un tercio de los indígenas de América habían sido aniquilados y los que aun vivían eran muy pocos, y que las madres mataban a sus hijos para salvarlos del tormento de las minas.

Antes de que los españoles llegaran en América Central había entre diez y trece millones de habitantes. En 1601 Felipe III dicto reglas prohibiendo el trabajo forzoso en las minas y después de que llegaron los conquistadores se empezaron a repartir tierras como indios, y los indios, trabajaban tanto que ya resistían más de su propio peso, y se trataban a los indios como bestias de carga.

Todo era así en Méjico, hasta que llego un indio llamado Tupac Amaru, el cual lucho contra los conquistadores hasta que lo traicionaron y apresaron, y luego lo decapitaron, y mandaron sus restos hacía distintas partes, ese indio era descendiente de un Cacique Inca.

En Bolivia, los Pongos comían las sobras de los perros y se hincaban a los blancos para poderles hablar. En la actualidad, cuando los mineros bolivianos cumplen 35 años de edad sus pulmones se retraen y no pueden trabajar más.

Los Incaicos ya sabían que era la “cocaína” antes que llegaran los conquistadores; pero, ellos la utilizaban para rituales o para sanar y curar, mientras que los españoles la empezaron a tratar como un negocio excelente.

Después de 200 años de la llegada de los españoles las selvas ocultaron las riquezas minerales a los conquistadores, en este caso los portugueses. Finalmente terminaron descubriendo los tesoros y esto ocurrió en minas Geraís, al este brasileño. En la búsqueda del dorado hecha desde que Colón llegó, los aventureros llegaron hasta el este pensando que ese era el camino correcto, guiados por los indios que afirmaban que las casas eran de oro, y en efecto cuando los aventureros llegaron lo denominaron el “Potosí de Oro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada